Las parejas que han intentado concebir y no tuvieron éxito deben consultar con un especialista en fertilidad. Aproximadamente el 30% de los casos de infertilidad se deben únicamente a un factor masculino. Otro 30 % implica tanto factores masculinos como femeninos, lo que hace necesario la evaluación conjunta de los casos.