No se recomienda el uso de lubricantes durante las relaciones sexuales, ya que pueden alterar la calidad de los espermatozoides. En caso de ser necesario es ideal consultar al especialista para discutir opciones seguras de lubricación.